Número 13 | Diciembre de 2010
Paseo María Agustín nº 20 Zaragoza - 50004     Tfno.: 976 28 06 60      jpl@unizar.es Normas/plazos para la propuesta de artículos
(call for papers)
imprimir
 
Espacios alternativos en Zaragoza que nos han brindado importantes novedades
Cuarto Espacio, Espacio de Arte Yus, Bar Bonanza, Café-bar Nerea, K-Pintas
 
 

 

Por espacios alternativos entendemos, entre otros, el Espacio de Arte Yus, en el Coso bajo, con sala de exposiciones y el estudio al fondo del pintor y propietario Miguel Ángel Yus, el bar Bonanza, en la calle Refugio, fundado por el pintor Manuel García Maya, el café-bar Nerea y el estudio de varios artistas llamado K-Pintas, en la calle Doctor Palomar, que organiza constantes actividades artísticas bajo el criterio del pintor José Luis Gamboa. Espacios que contribuyen de forma decisiva a la cultura por sus dispares enfoques artísticos, en muchas ocasiones mostrando a incipientes artistas reconocidos con el paso del tiempo. Todo muy natural, abierto, libre y con éxito de un público muy concreto, en número a determinar del propio barrio, como en K-Pintas y el Espacio de Arte Yus. Pero no parece inapropiado incluir también la sala de exposiciones más "alternativa" de la Diputación Provincial de Zaragoza.

Postales desde el limbo es una bella idea, nacida en Nueva York pero con aportaciones zaragozanas, que como exposición se inaugura en el Cuarto Espacio, de la Diputación Provincial de Zaragoza, el día 10 y se cierra el 12 de diciembre. Tres días. ¿Razón? Cientos de obras, unas 1500, realizadas por numerosos artistas, todas tamaño tarjeta postal y con los datos al dorso para evitar quien es el autor. Obras de artistas españoles y extranjeros. Precios: el primer día a 40 euros, el segundo a 30 y el tercero a 20. Todo bajo la organización del zaragozano Estudio Versus en beneficio del Centro de Solidaridad de Zaragoza // Proyecto Hombre, con cuyas ventas se apoya la rehabilitación de personas con problemas de drogas. Pocas veces se puede hablar de un éxito de tal magnitud, por ventas y por asistencia de un público masivo que abarcaba muy diversas edades. El pintor y diseñador gráfico Javier Almalé, de Estudio Versus, nos comentaba el último día por la tarde que escuchó el siguiente comentario perfil exclamación feliz: ¡Es la primera vez que compro una obra de arte! Aquí está el asunto. Tal como hablábamos con Javier Almalé, mucha gente tiene una especie de miedo a entrar en una galería de arte, quizá pensando que sólo se admiten a personas tipo clientes, cuando resulta que es lo contrario. Los galeristas están deseando que vaya el mayor número de personas. Y hay precios accesibles. Mi consejo a Javier Almalé, según hablamos, es que se repita la exposición el próximo año.

En el Espacio de Arte Yus, el 13 de diciembre, se inauguró la exposición individual del pintor y dibujante Manuel García Maya. El acto de presentación, tras ver la exposición, lo protagonizó Carlos Calvo, que definió con precisas y escuetas palabras, como a tajos, la personalidad del artista. Después, micrófono en mano, siempre al fondo de la sala, intervinieron espontáneos con temas de muy diversa índole, como Salvador Dastis declamando Sonetos Lujuriosos de Pietro Arentino, hasta el grado que el suculento ambiente, tan respetuoso, se animó con vino sin medida y un hermoso jamón cortado por cada uno a su aire. Como remate, hacia las once de la noche, canciones de los visitantes.

La obra de Manuel García Maya ni requiere un análisis, pues de sobras conoce todo el mundo esa línea inconfundible que matiza cada milímetro pintado. Dibujos con sus peculiares rostros y cuadros de intensos colores con mezcla de abstracción y figura a través de rostros que juegan con la geometría desde la perfección formal. Abstracciones mediante bandas paralelas y planos, en ocasiones vacíos, que potencian el ámbito figurativo, tan sugerente y cercano, ni digamos con sus peculiares nalgas femeninas, más que modélicas por su elegante y sutil erotismo vía insinuación. También presenta las expresionistas abstracciones mediante derroches de colores y el dinamismo general al servicio de ámbitos con el caos como gran protagonista, de modo que cualquier ángulo racional humano es inviable. También conviene insistir, tal como hemos indicado en otras ocasiones, que la otra gran virtud de García Maya es la frescura de todas las obras, como si el artista tuviera 20 años e inaugurase su primera exposición individual. Todo late con impecable ritmo formal y cromático, con dispar musicalidad que llena la mirada.

Primero fue a Kafka, en 2008, luego a Nietzsche, en 2009, y ahora la exposición Homenaje a Miguel Hernández, con motivo del 100 aniversario de su nacimiento, inaugurada el 16 de diciembre en el bar Bonanza fundado por Manuel García Maya. Se trata, como siempre, de un homenaje a García Maya, de ahí que exponga obra en cada exhibición, y, por supuesto, al personaje, sin olvidar que los restantes seleccionados son clientes del bar Bonanza. Como catálogo un marca páginas diseñado por Paco Rallo. Artistas seleccionados bajo nuestro comisariado: Miguel Ángel Arrrudi, Cristina Beltrán, Antonio Ceruelo, Jesús Fraile, Manuel García Maya, Rafael Gómez, Javier Joven, José Ramón Magallón Sicilia, Pilar Moré y Débora Quelle. Tras nuestra presentación, con el agradecimiento a los artistas, tomó la palabra el pintor José Luis Gamboa, que leyó unas líneas de Juan Ramón Jiménez alusivas a Miguel Hernández. Poco después participará El Silvo Vulnerado con la intervención de Luis Felipe Alegre acompañado por Carmen Orte y su nostálgica voz teñida por la guitarra española. Luis Felipe, con un pie en el banco corrido junto a la pared y otro en una silla, declamó con voz vibrante y emotiva todo un repertorio de Miguel Hernández. Noche intensa por dispares vivencias compartidas.

El café-bar Nerea ni tiene el prestigio del bar Bonanza, ni el espacio adecuado para colgar cuadros, pues se ubican en un espacio del lado izquierdo cuando entras con mesas llenas de clientes que impiden ver la mayoría de las obras. Pero Alejandro Molina, por sugerencia de un amigo, aceptó exponer en sitio tan inadecuado. Aquí lo importante es seguir la trayectoria de este escultor y pintor de sobras conocido, también con potentes e imaginativas instalaciones, de siempre con trayectoria excepcional y, sobre todo, muy singular. Seguir porque se prodiga poco en cuanto a exhibiciones pese a tan dilatada carrera artística, pues no olvidemos que nació en Zaragoza el año 1948.

La exposición son esculturas porque hay volumen generalizado, pero no son pinturas, en sentido estricto, porque no ha pintado los volúmenes pero, sin embargo, hay color. Veamos. La exposición, con un total de diez escultopinturas, se titula Verde Lejos y las obras se titulan por ejemplo, Verde que espera, Reunión de verdes o Verde y gris. El lagarto, con lo cual ofrece cierta sugerencia sobre el tema. Diez obras de pequeño formato, enmarcadas y, lo importante, con fondo blanco para que resalte cada escultopintura sobre el espacio plano circundante. Los materiales empleados, en síntesis, son musgo seco, telaraña, lo que parecen ser flores secas y ramas secas con múltiples texturas y colores como consecuencia de la acción natural en pleno campo, aquí zona muy fría pro sus características externas. Se trata, por lógica, de una selección en plena naturaleza que acopla para componer cada obra, de manera que en su resultado final existe fuerza y delicadeza, pero sobre todo un diáfano y trascendente poso por acción del tiempo, capaz de generar la muerte del ámbito vegetal para cobrar vida y significado a través del arte. Sus impecables composiciones adquieren, por tanto, latente hondura, pues hablan de tiempo y muerte, siempre a través del absoluto refinamiento capaz de trastocar aquella materia vegetal de la que se partió para crear cada obra.

 

De los espacios alternativos sobre arte queda K-Pintas, que el 18 de diciembre, a las 20 horas, presentó Performances K-Pintas, es decir, lo que se entiende en arte como representación. Bajo la dirección del pintor José Luis Gamboa intervinieron los siguientes artistas: María Jesús Bruna en Sino, con texto y escultura de María Jesús Bruna y acción representada por Asun Trallero. Juan Agustín Baldellou, en la representación Es Enterrada una Obra Zombi, con acción de Juan Agustín Baldellou y la actuación de Luciano García (letra, música y guitarra) y Paco Caraballo (cantante y guitarra). Miguel Ángel Gil e Isabel Marta, en la acción de ambos, titulada Juego de Damas, enfrascados en una partida de damas con las fichas transformadas en tapas que debían comer conforme se perdían. Sergio Muro con su acción Tu futuro ya es de alguien, visto como la extremada violencia. Acción de Paco Rallo, José Juan Clavel Cortés, ambos con dos espadas, y Yalamoussa Soro Soro, los tres con máscaras, en la representación El Mago y la Caza del Hipopótamo, basada en narrar cómo se cazaba el hipopótamo en Costa de Marfil. José Luis Gamboa en la acción ¡Crisis! ¿Qué crisis?, representada por Barce (Ana Cristina Barceló) y María Urra. Antonio Chipriana, en sustitución de Daniel Rabanaque por enfermedad, con su acción titulada i. Y, para concluir, la acción Al fen al Arabi, realizada por Ismail Al Saharaui, Hamza y Sabbir Haddi, tres marroquíes con instrumentos musicales, y la bailarina Marta. Todo como excusa para reclamar el Sahara de Marruecos.

Performance de Miguel Ángel Gil Performance de Paco Rallo

Manuel PÉREZ-LIZANO FORNS
Presidente de AACA

Fecha de Entrega: 27/12/2010
Fecha de Admisión: 27/12/2010


<< volver imprimir