Número 10 | Marzo de 2010
Paseo María Agustín nº 20 Zaragoza - 50004     Tfno.: 976 28 06 60      jpl@unizar.es Normas/plazos para la propuesta de artículos
(call for papers)
imprimir
 
Muestra internacional de humor gráfico en el Vicerrectorado del campus de Teruel
Por una vida sin malos tratos.
 
 

 
Durante los días 21 de Enero a 14 de febrero de 2010, bajo el título: “Por una vida sin malos tratos”, se ha expuesto, en la sala de exposiciones del edificio de Vicerrectorado del Campus de Teruel, la colección de dibujos de la Muestra Internacional de Humor Gráfico.
Esta Muestra, organizada desde 1992, es una de las principales actividades de la Fundación General de la Universidad de Alcalá de Henares en el campo del humor gráfico. Su objetivo es trabajar, desde una óptica diferente, asuntos de trascendencia social. Cada convocatoria ha tenido su tema, así, “Humor y Derecho”, “Humor y tolerancia”, “El Tercer Milenio”, “Con humor, el Cine”, “Grandes inventos de la Humanidad”, “Seguridad Vial”, “El valor de lo que tiras”, o “La Enseñanza básica universal” han sido algunos de los tratados. Los autores participan según el tema propuesto y con sus trabajos se organiza una exposición, que suele acompañarse de otras actividades paralelas relacionadas.
Otra de sus labores, a través de su programa de Humor Gráfico es organizar bianualmente el Premio Iberoamericano de Humor Gráfico Quevedos, que convocan los Ministerios de Asuntos Exteriores, Educación y Cultura del Gobierno español, siendo uno de los más importantes a nivel internacional en el área. En el listado de autores premiados encontramos autores tan conocidos como Antonio Mingote (1998), Quino (2000) y Chumy Chúmez (2002), Andrés Rábago, El Roto (2004), Eduardo Ferro (2006) y Ziraldo (2008).
Además, la Fundación edita los distintos números de la Historia del Humor Gráfico Iberoamericano, la revista de información de Humor Gráfico Quevedos, de la cual han aparecido treinta números, y la Colección de Autor Latinoamericano de la que se han editado tres números monográficos dedicados a Nani, Banegas y Ángel Rueda. Finalmente, hay que citar otras acciones formativas como el Curso de Verano: Humor Gráfico y Actualidad y de investigación como Humor Aula, reunión de expertos sobre Humor, realizadas en los últimos 5 años (2004 al 2009) con gran éxito.
La colección de obras que ahora se exponen en Teruel, con el patrocinio de la Universidad de Zaragoza y de la propia Fundación Alcalá, y con la colaboración de la Fundación Universitaria Antonio Gargallo, pertenece a la convocatoria que tuvo por tema la violencia de género. Se trata de un conjunto de 117 obras de otros tantos autores de 34 nacionalidades diferentes. Esto evidencia que en lugares tan distantes como China, Australia, Alemania o Argentina la problemática de la violencia de género es desgraciadamente universal.
Sólo un contexto cultural como el nuestro, en el que la broma, la socarronería y el sarcasmo adquieren en ocasiones rango de característica social, puede tener verdadero sentido un proyecto como el desarrollado por esta Muestra. Solamente entendiendo ésto, se puede presentar una exposición de dibujos humorísticos con un tema socialmente tan duro y complejo como el de los malos tratos y la violencia de género.
La obra de David Vela, que sirve de imagen de portada para el catálogo de la Muestra, nos descubre la sombra de un agresor en el momento de golpear a su víctima, que corresponde con una pareja aparentemente normal que está esperando el autobús. Visión de la realidad tantas veces ocultada por la sociedad.
Fermín Solís nos describe la tristeza del hombre que llora desconsolado ante un pequeño pájaro muerto en el suelo mientras acompaña a una mujer con el rostro golpeado y con unas gafas de sol que ocultan sus ojos.
El brasileño Luigi Rocco plantea la violencia ejercida sobre la parte más débil, mostrando al agresor maltratando a una mujer, y su cobardía ante la presencia de otro hombre más fuerte que el.
Por otro lado, Santiago Almarza describe lo paradójico de aquellas uniones matrimoniales llevadas a cabo por obligación social y no por amor, al mostrar una pareja de novios que se casan en una gran iglesia, pero colocados uno a cada lado del altar mayor, separados y acompañados de sus respectivos padrinos. El título de la obra “Ceremonia de unión matrimonial con orden de alejamiento” es muy aclaratorio de la crítica a estos matrimonios realizados por parejas entre las que ya existían previamente problemas de violencia.
En su obra de Juan Ballesta es directo y brutal, dibujando a dos personajes con la siguiente escalofriante conversación: “Acabo de pegarle setenta puñaladas a mi mujer” a lo que el compañero responde “Una más y te acusan de ensañamiento”. No es menos sobrecogedora la obra de Carlos Romeu Muller en la que aparece un hombre con un enorme cuchillo de cocina que acaba de asesinar a una mujer, tendida en el suelo en un gran charco de sangre.
El francés Jean-André Laville establece una comparación entre la nariz roja del hombre ebrio con la nariz golpeada y sangrante de su compañera. En un tono igual de crítico pero menos sangriento el mexicano Alfonso Orvañanos representa a Adán lanzando la manzana contra la cabeza de Eva, y reclamándole que su deseo es comerse una pera. Daniel Aparici Traver plantea una viñeta desarrollada en dos momentos, el primero en el que se asiste a una unión matrimonial, y el segundo en el que el novio expulsa del templo de una patada a la novia.
Autores tan conocidos como Máximo, Ermegol, Marçal, Alarcón, Oroz, Harca, Junco, Forges, Kap, Mingote, Toni, Monteys, Quino o Ramón, entre otros van apareciendo ante los ojos del espectador, finalmente abrumado por tal cantidad de obras y por la mezcla de humor y mordacidad de las distintas representaciones.
Con muestras como ésta, el arte gráfico, retorna a sus orígenes, servir de crítica social, de elemento de reflexión y de protesta contra las injusticias del orden establecido, y siempre desde una posición privilegiada, la del autor que actúa como conciencia protegida por las formas artísticas, por el doble lenguaje, por lo que se dice pero no se dice, en definitiva, por todo aquello que precisamente lo convierte en un instrumento de cambio en ocasiones mucho más poderoso que la sola palabra.
 
 
Pedro Luis HERNANDO SEBASTIÁN
Profesor Departamento de Historia del Arte, Universidad de Zaragoza

Fecha de Entrega: 12/02/2010
Fecha de Admisión: 15/02/2010


<< volver imprimir