Número 29 | Diciembre de 2014
Paseo María Agustín nº 20 Zaragoza - 50004     Tfno.: 976 28 06 60      jpl@unizar.es Normas/plazos para la propuesta de artículos
(call for papers)
imprimir
 
La última versión de Los amantes de Teruel
Mural de Mr. Chapu en el barrio de San Julián de Teruel
 
 

Desde la publicación del drama romántico de Juan Eugenio Hartzenbusch Los amantes de Teruel (1837), muchas han sido las representaciones que han trasladado la célebre leyenda turolense a las artes plásticas. Desde el academicismo decimonónico que Muñoz Degrain desarrolló en su óleo de 1884, con las grandes dimensiones que la pintura épica del historicismo requería (330 x 516 cm.), hasta la versión neoclásica de Jorge Gay, El amor nuevo (2005), un mural prácticamente del mismo formato (330 x 560 cm.) que la Fundación Amantes de Teruel encargó al pintor aragonés con destino a la remodelación del Mausoleo de los Amantes. Un mausoleo que alberga también desde 1956 la versión de la tragedia en formato escultórico: la obra de Juan de Ávalos en alabastro; un meticuloso ejercicio de talla directa, prácticamente un modelado por la sinuosidad de las formas y el repulido acabado de las superficies de las figuras, que le confiere el aspecto tétrico que la caracteriza.

130 años después de la obra de Degrain, Teruel luce una nueva versión del drama amoroso, despojado esta vez de todos los tics trágicos, atormentados, grandilocuentes y plañideros de las representaciones precedentes.

La obra es un mural de 60 metros cuadrados realizada en la medianera de un edificio del barrio de San Julián, situado bajo los dos viaductos turolenses. Su autor, José Manuel Trigueros, “Mr. Chapu”, es uno de los graffiteros más prestigiosos de nuestro país, que cuenta con obras en numerosas ciudades de nuestra geografía y en otros países como Italia, Holanda, Turquía, Corea, Uruguay o Argentina.

Nacido en Orihuela (Alicante) en 1983, es licenciado en Bellas Artes y desarrolla su trabajo dentro de las disciplinas del dibujo, la pintura mural y la escultura.

Chapudomina el dibujo con la soltura y la frescura propias de quienes han convertido esta disciplina en un canal personal de comunicación. Procedente del mundo del graffiti de los tags, Chapu ha ido desplazando su discurso hacia el muralismo de grandes dimensiones, integrando recursos compositivos propios de la ilustración, la pintura y la escultura.

Sus composiciones se caracterizan por una exuberancia formal y una generosidad cromática que desvela la pasión por su trabajo y la riqueza de referentes acumulados en sus continuos viajes y experiencias profesionales.

En su mural de los Amantes del barrio de San Julián, los personajes irradian luz y color frente al tenebrismo de las versiones anteriores. La composición incorpora elementos que desdramatizan el relato (como el búho y la maceta que coronan las cabezas de los amantes) en una escenografía más propia de la ironía ácida del monumento fallero que del lúgubre interior de las iglesias o la solemnidad de los velatorios. Chapu desplaza el foco de la acción desde la tragedia de la muerte hacia la celebración del amor, invirtiendo la primacía del discurso desde su mirada mediterránea que invita a una nueva interpretación de la leyenda.

Esta atractiva intervención en el espacio público de Teruel es una nueva incorporación al proyecto “Museo a Cielo Abierto”, impulsado desde 2010 por la Asociación de Vecinos de San Julián, que tiene como objetivo mejorar la deteriorada fisonomía del popular barrio turolense, integrando en sus muros, vallas y medianeras un cuidado conjunto de obras enmarcadas en la corriente del graffiti. Las obras acumuladas en estos cinco años de actividad han generado un importante patrimonio artístico para el barrio, que además de mejorar su percepción entre los propios vecinos, ha servido para proyectarlo a nivel nacional e internacional, gracias al interés de los medios de comunicación y a la participación de reputados artistas internacionales, como el pintor franco-suizo Thoma Vuille, más conocido por Monsieur Chat, que ha intervenido recientemente con varios de sus célebres gatos. Un proyecto y una iniciativa vecinal que demuestra la capacidad del arte para mejorar nuestro entorno desde propuestas de arte público, incluida la del graffiti, tradicionalmente denostada y considerada más como un acto de vandalismo que de creación.

Diego ARRIBAS
Miembro de AACA y AECA, Profesor de Bellas Artes en la Universidad de Zaragoza, campus de Teruel

Fecha de Entrega: 01/12/2014
Fecha de Admisión: 03/12/2014


<< volver imprimir